¿Qué está pasando con la salud psicológica de los científicos?

¿Qué está pasando con la salud psicológica de los científicos?

Hoy contamos en nuestro blog con un artículo de Marisa Páez, fundadora y directora del Instituto ACT Psicólogos de Madrid. La Dra. Páez es experta en psicología clínica, atención psicológica e investigación en terapias contextuales. Esta es la segunda colaboración que tenemos con Marisa, tras el éxito del webinario Salud psicológica y doctorado: estrategias para momentos difíciles antes y después de la tesis“.

¡Mil gracias, Marisa!


Últimamente se está hablando mucho sobre la preocupación creciente por la salud mental de nuestros investigadores y científicos, y sobre la necesidad por parte de las instituciones académicas de plantear estrategias de intervención.

Esta crisis invisible tiene que ver con datos que reflejan la escasa satisfacción de los doctorandos con los programas que cursan y la falta de asistencia práctica y orientación por parte de sus directores de tesis (por la escasa formación que ellos mismos reciben en el manejo de equipos humanos, habilidades de comunicación y liderazgo, etc.).

Todo esto, junto con las altas exigencias y condiciones de precariedad, competitividad e incertidumbre por todos conocidas, están dando como resultado el aumento de plagios y fraudes en las publicaciones científicas, una disminución de la calidad de lo que se publica, un abandono del interés por la ciencia, a la par que una mayor conciencia sobre los problemas psicológicos emergentes de la actividad investigadora.

De hecho, nuevas encuestas de salud mental en prestigiosas universidades encuentran que un número relevante de investigadores doctorales y postdoctorales presentan altos niveles de desgaste emocional, e incluso alcanzan criterios clínicos de ansiedad y depresión.

Y de esto hemos estado hablando recientemente con Manolo Castellano, que organizó desde Carreras Científicas Alternativas un webinario titulado Salud psicológica y doctorado: estrategias para momentos difíciles antes y después de la tesis, en el que estuvimos hablando con un centenar de científicos acerca del estado de esta cuestión. Un tema que afortunadamente ya ha dejado de ser un tabú.

Como siempre, el contexto propicio y la historia personal…

Y es que dadas las circunstancias en las que se desarrolla la vida del científico, especialmente durante los primeros años de carrera, lo natural es sentir estrés, incertidumbre, desasosiego, inseguridad, dudas, tener pensamientos auto derrotistas, sensación de inutilidad y poca valoración de sí mismo, etc….

“Tenemos un problema psicológico cuando los intentos por resolver eso que se siente y se piensa terminan produciendo efectos indeseados”

 

La cuestión es que los problemas psicológicos ni necesaria ni directamente derivan de esas condiciones estresantes, ni de estas reacciones, es decir, por sentirse o pensar de tal o cual modo. Muchos investigadores exitosos han sacado brillo a sus carreras bajo el yugo de un director de tesis déspota o sin ningún tipo de empatía. Sin embargo, los problemas psicológicos sí vendrían dados por el modo en que cada uno afronta sus propias reacciones.

¿Pero cuándo sé que tengo un problema psicológico?

Tenemos un problema psicológico cuando los intentos por resolver eso que se siente y se piensa terminan produciendo efectos indeseados. Como por ejemplo disminuir la concentración, problemas de memoria, falta de productividad, sensación constante de urgencia, falta de disfrute, problemas de sueño o salud, exceso de tabaquismo, ansiedad, ataques de angustia, aislamiento social, etc.

Es decir, cuando se está luchando por salir del estrés, de la ansiedad o las dudas, si lo que se hace acaba enredando más a la persona, se agrandan más esas sensaciones y pensamientos difíciles.

“al PARAR, se está en condiciones óptimas para elegir cuál es el siguiente paso”

 

En vez de salir de la situación indeseada, la incomodidad, la tensión y el malestar se hacen cada vez más grandes. Fundamentalmente la vida se nos hace más limitada, más pobre, con lo que la sensación de insatisfacción y falta de sentido es lo que emerge naturalmente.

¿Y cuál es la alternativa a luchar contra el malestar y los pensamientos difíciles?

De este modelo se deriva la aceptación psicológica como estrategia que promueve el cambio saludable. La aceptación tiene que ver con la habilidad de hacer contacto, de ser consciente de lo que uno piensa y siente.

De ahí la necesidad de parar. Parar y cortar rutinas mecánicas cotidianas e insalubres. Parar para conectar con los pensamientos, las sensaciones y los sentimientos que uno está teniendo. Ser más consiente de cómo te estás sintiendo, de qué tienes en mente. Por ejemplo, ser capaz de notar cómo vas corriendo a los sitios, notar la sensación de tensión e incluso las contracturas que tienes en el cuerpo.

Parar, no porque esté de moda esto de meditar e ir de zen, sino parar porque al parar se está en condiciones óptimas para elegir cuál es el siguiente paso, qué se elige hacer en tal o cual circunstancia. Por ejemplo, elegir si seguir ese día siendo esclavo del miedo a la crítica, o si en cambio, en contacto con ese miedo y todos los pensamientos relacionados, puedo observarlos, notarlos y darme permiso para hacer algo relevante.

Decir no, poner límite, o algo que pueda yo hacer con el autocuidado, la salud o mi vida social.

Parar y notar para gestionarnos mejor y dedicar nuestra atención y nuestra energía a las cosas que descubrimos como verdaderamente importantes.

En definitiva, ser fiel a uno mismo y a sus valores.

 

Dra. Marisa Páez- Directora del Instituto ACT Psicólogos

Experta en psicología clínica, atención psicológica e investigación en Terapias Contextuales

 

(si quieres escuchar el webinario completo que organizamos con Marisa, te esperamos en nuestro canal de youtube: Salud psicológica y doctorado: estrategias para momentos difíciles antes y después de la tesis ).

 

 

¿Quieres seguir el blog de
Carreras Científicas Alternativas?

 

CLICK AQUÍ

¿Quieres recibir más información sobre
Carreras Científicas Alternativas?

 

CLICK AQUÍ