Blog

Cuando me mudé a Nueva York estaba decidido a no abandonar mi pasión por la música. Había renunciado a una carrera como músico profesional para convertirme en investigador, pero no quería renunciar a seguir disfrutando de la música. Así que de las miles de propuestas que la Gran Manzana ofrecía, tuve la suerte de entrar a formar parte del Ensemble C4, un joven grupo de cantantes y compositores amateur apasionados por la música contemporánea.

De todas las cosas que aprendí con ellos, hubo una que no tenía nada que ver con la música: los conciertos hay que cobrarlos sí o sí. Siempre. Independientemente del nivel, el público, el lugar, el programa, … el trabajo había que cobrarlo y alguien tenía que pagarlo. Y si no querías cobrarlo, se donaban los ingresos (aunque fueran simbólicos) a una ONG. Hacer lo contrario significaba renunciar al reconocimiento del trabajo bien hecho.

¿Y qué tiene que ver esto con el post de hoy? Sigue leyendo y lo entenderás…

 

Divulgar profesionalmente la ciencia

“¡Quiero convertirme en divulgador científico!”. Cada vez escucho más estas palabras, en muchas ocasiones en científicos o investigadores que deciden explorar un plan B. Un deseo que suele acabar convirtiéndose en pasión y más tarde en formación reglada y en un plan de carrera. ¡Un nuevo divulgador científico ha nacido!

Desde hace años, existe un debate latente y no resuelto sobre si habría que profesionalizar la divulgación científica. Si uno quiere participar en este debate, que llega a resultar cansino y es fuente de peleas cibernéticas y twiteras históricas, tienes que ser de uno de estos tres equipos:

  1. Los que opinan que la divulgación científica no tiene por qué profesionalizarse.
  2. Los que opinan que la divulgación científica sí tendría que profesionalizarse.
  3. Los que opinan que la divulgación científica profesional puede convivir en paz y armonía con la divulgación científica amateur.

Lo que parece claro es que en los últimos años hemos asistido a un aumento sin precedentes tanto en el número de divulgadores de la ciencia como en la calidad de sus trabajos. Blogs, libros, podcasts, canales de youtube, empresas, eventos, presencia en medios, … parece evidente que nuestra sociedad demanda divulgadores de la ciencia.

No existe una única razón por la que una persona decide dedicarle su tiempo a la divulgación de la ciencia. Algunos quieren dedicarse a ello de manera profesional, a tiempo completo. Otros se ganan la vida con otros menesteres, y tienen además el loable objetivo de transmitir a la sociedad las bondades y los logros del mundo científico (no podemos pretender que nuestra sociedad invierta en I+D+i si no somos capaces de transmitir por qué es tan importante el I+D+i). Otros, investigadores, docentes o científicos, quieren aprender recursos de divulgación para ser mejores profesionales. Pero a veces es más sencillo que eso: son personas con una gran capacidad de comunicación y, simplemente, les apasiona divulgar. Tan simple como eso. Otros ven en la divulgación científica una responsabilidad inherente al hecho de ser investigador. Otros quieren acerarse a un mundo que les da la satisfacción o el reconocimiento que no han conseguido dentro del mundo científico investigador o académico… Como en botica, hay de todo.

Y es aquí donde llega el debate y las peleas en twitter, porque cada persona se acerca al mundo de la divulgación científica con un objetivo y a veces se nos olvida que otras personas no tienen por qué compartir nuestros propios objetivos. En mi caso, a mí me interesa acercarme a la divulgación científica para entender los pormenores de la divulgación como una carrera profesional más que es. ¿Qué tiene que hacer una persona para convertirse en divulgador científico profesional? Eso es lo que a mí me interesa entender, y lo que precisamente está menos claro.

Cada vez veo a más personas que estudian divulgación científica, aprenden a divulgar, y, sin embargo, no saben cómo convertirse en divulgador científico

Formación en divulgación científica

El movimiento se demuestra andando, más si cabe en el mundo de la divulgación. Pero nunca está de más formarte como divulgador si tu intención es dedicarte a ello profesionalmente. ¿Dónde puedes estudiar divulgación científica?

Si echas un vistazo a la formación que las instituciones universitarias y educativas ofrecen en materia de divulgación científica (incluyendo en muchos casos comunicación, cultura científica, periodismo científico, etc.), en forma de master oficial, asignaturas transversales o título de experto universitario, presencial u online, verás que la oferta no es para nada despreciable. ¿Y cuál es el objetivo de la titulación? Os paso algunas recogidas al azar:

  • “Complementar las habilidades divulgativas de investigadores, gestores de I+D y responsables de las áreas de comunicación de organismos productores de conocimiento”.
  • “Capacitar a los investigadores para la comunicación científica de sus trabajos y ofrecer una formación específica a los periodistas para tratar con propiedad sus publicaciones sobre cultura científica y social”.
  • “Ofertar experiencia práctica en el seno de empresas, instituciones, organizaciones no gubernamentales y asociaciones civiles, etc., como investigador o asesor en materia de comunicación”.

El caso es que, leyendo la descripción de estos títulos, a uno le da la sensación de que existen muchas vertientes donde elegir dentro del mundo de la divulgación. Si estás planteando convertirte en divulgador profesional, ¿cuál sería exactamente tu objetivo? ¿En qué tipo de divulgador te querrías convertir?

Cada vez veo a más personas que estudian divulgación científica, aprenden a divulgar, y, sin embargo, no saben cómo convertirse en divulgador científico. Y eso me preocupa.

Veo que existe muy buena formación en divulgación científica, en sus varias vertientes, pero que no suele ir acompañada por una formación específica en emprendimiento. Pasar de dar charlas gratuitas en colegios, bares o eventos a establecer un modelo de negocio que te permita obtener ingresos recurrentes es quizá la barrera más difícil de saltar para los divulgadores que aspiran a ganarse la vida con esto. Y en muchos casos, lejos de esperar una llamada de una agencia, la opción pasa por darse de alta como autónomo y crear tu propio negocio. Y para eso ya no hay tanta formación.

 

Divulgar gratis

La divulgación es un arte, además de una profesión o una responsabilidad. Pero venimos de un mundo investigador y académico donde se acepta que dar charlas en lugares variopintos para público experto o neófito va con el sueldo. Es parte de la cultura científica, divulgar ciencia sin pedir nada a cambio.

Si a esto le sumamos una sociedad que no acaba de entender el valor profesional de los músicos o los artistas, una sociedad que a veces no comprende que el trabajo hay que pagarlo para que esté bien hecho, entonces nos enfrentamos a un auténtico reto a la hora de profesionalizar la divulgación científica.

¿Tenemos una oferta formativa acorde con las necesidades de nuestra sociedad y del mercado laboral? … Quizás no. Y os pongo un ejemplo comparativo: creo que no vale promover las carreras STEM entre las chicas jóvenes si no se toman paralelamente medidas para que esas mismas chicas puedan llegar dentro de unos años a puestos de alta responsabilidad profesional. Porque van a ser esas chicas las que paguen el pato en el futuro, no nosotros hoy.

Algo parecido pasa con la divulgación científica. En mi opinión deberíamos ofrecer la divulgación científica como alternativa profesional solo si existe un mercado laboral que lo demande o si podemos ofrecer las herramientas a la gente joven para emprender su propio camino profesional. Y esos futuros profesionales deben encontrar y comprender cuál es su valor diferencial frente a los divulgadores amateur.

 

Cuando entré en el Ensemble C4 aprendí que no cobrar en los conciertos no era una opción. El grupo estaba formado por profesionales y amateurs, pero con el tiempo creció y evolucionó. Pasados unos años, ya solo quedan profesionales en el grupo. Y esos profesionales pueden crear proyectos que simplemente están fuera del alcance para la mayoría de los mortales.

 

El trabajo bien hecho hay que pagarlo.

Y cobrarlo.

 

-Manolo Castellano-

 


Suscribirse al blog de Carreras Científicas Alternativas

 

¿Quieres recibir más información de nuevos eventos, publicaciones y noticias sobre carreras científicas alternativas?

 


COMPARTE

Divulgar ciencia gratis

Cuando me mudé a Nueva York estaba decidido a no abandonar mi pasión por la música. Había renunciado a una carrera...

Portales de empleo para científicos

Si eres investigador o científico y estás pensando en buscar trabajo, probablemente no tengas muy claro cuáles son los portales de...

La curiosidad no mató al gato

Si estás pensando en cambiar de trabajo o de profesión seguro que te han asaltado miles de pensamientos muy chungos sobre...

altac – Carreras Alternativas a la Academia

¿Qué es exactamente una carrera altac, qué es ser un altac? Simplificando las cosas, las carreras altac son carreras profesionales en...

Me voy a un congreso yo solo

¿Cuántas veces has ido a un congreso tú solo? Es más, ¿has ido alguna vez a uno sin tener que presentar...

Empleabilidad para científicos: más de lo mismo

La labor de orientador laboral de científicos e investigadores requiere de muchísimo tacto y empatía. No solo por tu público objetivo,...

¿Para qué sirve un doctorado?

Esta semana estuve en Zaragoza y Logroño participando en varias charlas y talleres sobre carreras alternativas al mundo académico para investigadores...

El suicidio del esfuerzo académico

Hoy voy a ser directo: Aborrezco el MasterGate. Me indigna seguir oyendo hablar de gente que ha obtenido un título universitario...

Deja de mandar tu curriculum y piensa

A veces uno tiene que tomar decisiones en la vida. Pero otras veces la vida las toma por ti. En mi...

Menos turismo y más biotecnología

El mundo del empleo está evolucionando de forma drástica. A pesar del progreso social y económico en Europa, los jóvenes cada...

¿Queremos un mundo sin científicas?

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Si soy sincero, hasta hace pocos años...

Investigadores fracasados

Cuando vivía en Palo Alto tenía a veces que cruzar el campus para coger el autobús de vuelta a casa. Y...

¡Gracias, Barcelona!

Esta semana ha sido muy importante para mí. Hace ya unos meses, unos estudiantes de la Universitat de Barcelona contactaron conmigo....

¿Y si Messi fuera un académico? ¿Quién lo contrataría?

En una reciente entrevista, Roberto Fernández, nuevo presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), repasaba de forma...