Seguro que ya te has topado en algún momento con esta palabreja, ¿verdad?

¿Qué es exactamente una carrera altac, qué es ser un altac? Simplificando las cosas, las carreras altac son carreras profesionales en las que un doctorado es necesario o muy apreciado.

El neologismo altac (alternative to Academia) se acuñó ya en 2010 para referirse a carreras profesionales a las que se podía optar tras un doctorado (PhD) y que difieren de la ruta tradicional de investigación académica. Pero, ojo, además de utilizarse para hablar de carreras profesionales, altac se usa también para definir una nueva identidad (y no hablo de empleo) de esas personas que han trabajado o trabajan en el ámbito académico y que comparten un deseo por renovar el propio concepto de lo que debería significar la profesión académica.

 

Carreras altac

La crisis que sufre la carrera académica de principios del siglo XXI, agudizada por un número en continuo aumento de doctores que no saben realmente cuál se supone que es su papel exacto en la sociedad, ha hecho que el concepto identitario altac haya sido fagocitado por el uso mayoritario de altac para referirse a temas laborales o profesionales.

Aunque el término altac se acuñó inicialmente para reunir a las carreras en educación superior que no fueran de docencia o investigación, actualmente se usa para referirse a carreras para doctores tanto dentro del campus (oficinas de admisión, servicios de estudiantes, oficinas de transferencia de tecnología y resultados de investigación (OTRIs), de apoyo a la investigación, etc.), como trabajos fuera del mundo universitario (industria, I+D+i privado, consultoría, etc.). Como ves, este tipo de trabajos postdoctorales puede alejarse mucho del realizado durante un doctorado de investigación en el día a día. Sin embargo, las habilidades y competencias obtenidas durante la tesis o la actividad investigadora posterior son muy recomendables o incluso más que necesarias para la realización de algunos de estos trabajos altac.

Y acabo de usar la palabra postdoctoral como lo que es, o sea, cualquier cosa que ocurra después de la obtención de un doctorado, no necesariamente como algo previo al inicio de un tenure track. Y es que es eso precisamente lo que unifica a la gente altac: su condición de doctores.

¡Peligro! Comienza la cosa a liarse… vamos a dejar el tema del postdoc para otro día, que ese sí que tiene miga…

¿Se te ocurren más ejemplos de carreras altac? ¡Hay cientos! Si no me crees, échale un vistazo a todos estos casos de carreras altac.

 

Altac académicos

“We are not the individualists our faculty mentors trained us to be”. Quizá esta sea la frase que resume el deseo de una nueva generación de académicos de renovar la propia academia desde dentro. No estoy hablando de alternativas a la academia, sino de academia alternativa. Una nueva manera de ver y concebir la labor académica. Ese movimiento altac, más allá de repercusiones profesionales y laborales, surgió como respuesta a la necesidad de muchos de renovar el mundo académico desde dentro. Más por necesidad que por deseo romántico.

Ya no somos esos individualistas a los que nuestros mentores han entrenado

Fue precisamente en la rama de las humanidades digitales donde primero se apreció la necesidad de abandonar el caracter fuertemente competitivo e individualista de la gran mayoría de las carreras profesionales académicas. En este caso concreto, este colectivo altac fue el primero en dar un paso al frente y decirle a las universidades que las propias carreras profesionales dentro del ámbito académico en humanidades necesitaban incorporar (no sustituir) nuevos tipos de carreras no tradicionales más colaborativas. Y no eran genios intelectuales pensando en alto. Eran innovadores, emprendedores, iconoclastas, exploradores. Profesionales pragmáticos que trabajaban para y por el futuro de las humanidades, dentro y fuera de la academia. En el mundo real.

De estos altac, aún necesitamos muchos.

 

Altac – postac – Transac

La propia palabreja sigue evolucionando. De hecho, ya ha aparecido la palabra postac, con connotaciones parecidas a altac, pero con un carácter más identitario. ¿A qué me refiero? Pues a que algunos usan el neologismo postac con una connotación negativa, o sea, con un poquito de resentimiento hacia el actual sistema doctoral universitario. Identificarse como un postac implica en cierto modo una crítica activa hacia lo cruel, injusta e insostenible que ha llegado a ser en la actualidad la carrera profesional académica.

A estas dos palabras, altac y postac, se siguen sumando nuevos vocablos. Es el caso de transac, concepto que centra la importancia en las competencias transferibles obtenidas durante el doctorado, como base para realizar una transición hacia un mundo profesional no académico. Seguro que la terminología seguirá evolucionando con el tiempo…

 

¿Tiene sentido hablar de altac?

Lo más gracioso de todo esto es que hoy ya sabemos que solo una mínima, muy mínima parte de las personas que comienzan un doctorado terminan formando parte de una universidad o centro de investigación público con un contrato estable. Por tanto, las carreras altac ya no son la alternativa, sino la norma. ¡Lo alternativo, hoy por hoy, es sin duda conseguir un puesto de trabajo permanente en una institución académica!

¿Si la alternativa ya es norma y hace tiempo que dejó de ser la alternativa, tiene entonces sentido seguir hablando de “carreras alternativas”?

Puede ser. Pero, aunque soy consciente de que en muchos foros comienza a evitarse la palabra alternativa a la academia para ajustarse mejor a la realidad laboral y no enviar así a la gente joven una información subliminal errónea, yo prefiero seguir hablando de carreras altac. La razón es simple: si no uso la palabra alternativa cuando hablo con muchos académicos, ¡simplemente no saben de qué les estoy hablando!

Además, hay algo mucho más importante detrás: las altac no son solo alternativas a la academia, son alternativas a lo que tú tienes en la cabeza ahora mismo. Y eso es lo que realmente convierte a una carrera en alternativa, en una carrera aún por explorar para ti.

En TU alternativa.

 

 

Manolo Castellano

 

¿Quieres recibir más información de nuevos eventos, publicaciones y noticias sobre carreras científicas alternativas?